Piñera y la niñita sueca enfurruñada sostienen lo mismo: que el ser humano está envenenando la atmósfera con CO2 y eso está provocando un calentamiento global que amenaza a la especie. Chile mayoritariamente opina lo mismo y ha subido sus impuestos, creado controles y organismos burocráticos y establecido restricciones a la producción, aumentando el precio de su energía eléctrica. Pero Chile no genera casi nada de CO2 y éste, además, no provoca el calentamiento global. Muchos por eso le dicen a Chile Tontilandia.

Siga leyendo en:  http://blogdehermogenes.blogspot.com/2019/09/pinera-y-greta-thunborg-en-tontilandia.html