Grupos violentistas Bolivarianos y otros están siendo ordenados por las organizaciones criminales del gobierno de Venezuela y la Cuba comunista.