Por Vanessa Vallejo

Que quede claro lo evidente: la mayoría de los chilenos está en su casa esperando que regrese el orden, no están en las calles destruyendo el metro, incendiando, y matando gente.

Las similitudes entre lo que ocurre hoy en Chile y lo que sucedió en el Caracazo son innegables. Otra vez la izquierda se lanza a la yugular del capitalismo en la región (EFE)