Se suele confundir con facilidad el debate sobre la pobreza con el de la desigualdad. Para Axel Kaiser son dos conceptos distintos que deben saber diferenciarse. El director ejecutivo de la Fundación para el Progreso manifiesta que hay quienes piensan que porque hay personas a quienes les va muy bien y otros a los que les va muy mal el problema es el delta entre ambos grupos. “Se debe llegar aun consenso que reconozca que el objetivo no es vencer la desigualdad sino lograr que ha nadie le falte el mínimo necesario para tener calidad de vida y oportunidades para surgir”, explica Kaiser.