La guerra contra las drogas es una guerra sin sentido e inganable.