Las cifras de asistentes a marchas convocadas por la izquierda radical y sus marionetas de organizaciones sociales, se derriten como cubos de hielo en el infierno. Por que?