Ayer se firmó la capitulación del gobierno ante el lumpen que ha asolado nuestras calles y ciudades. Un comentario.