Carlos Peña

 «¿Significa algo para la vida cívica que un Presidente haya sido puesto mediante el desorden entre la espada y la pared, entre la renuncia o la inanidad, obteniéndose así por la fuerza lo que no se logró mediante la persuasión y el voto?».


 Si algo quedó de manifiesto en estos días —estas semanas— feroces, ha sido la inutilidad del presidente Sebastián Piñera.

No logró imponer el orden, ni tampoco conducir la cuestión constitucional. El desorden operó como un verdadero chantaje de la oposición y el acuerdo constitucional, como el precio a pagar para evitarlo. Piñera acabó solitario el día martes —o, lo que es lo mismo, flanqueado por Blumel y Rubilar— pronunciando generalidades, frases que ocultaban lo que en ese momento saltaba a la vista de cualquier observador: las ideas que hace dieciocho meses ofreció a la ciudadanía ya carecían de toda vocación de realidad.

Seguir leyendo en el siguiente link:

Fuente: https://www.elmercurio.com/blogs/2019/11/17/74027/Un-Presidente-vuelto-inutil.aspx