Osvaldo Rivera Riffo

«Interesarse por los intereses de todos, es propio de un gobierno ordinario; preverlos, es digno de un gran gobierno»,
Napoleón



Como suele ocurrir, la historia es rica en ejemplos que sirven para ilustrar los acontecimientos presentes.

La crisis por la que atraviesa Chile, inédita en su historia, derivada de la carencia de liderazgo y con un Estado de Derecho absolutamente sobrepasado, nos lleva sin duda a concluir que llegó el momento de un Cincinato.

Los pueblos que, motivados por su auto-conservación natural, ven amenazada su existencia en todos los ámbitos de la vida social, recurren siempre a la búsqueda de un salvador. De una persona de intachable grandeza humana pero de firmeza y liderazgo, aquel a quien no le tiemble la mano para poner orden y dar seguridad a los ciudadanos oprimidos por la angustia y el miedo.

¡Ya Roma, casi 500 años antes de Cristo lo hizo y no una vez, sino dos veces!, llamando a la misma persona, otorgándole el cargo de Dictador, quien con mano dura planificó y reestructuró la defensa de Roma; derrotó al enemigo, ordenó el Estado y luego dejó su misión y volvió a su campo, a seguir arando la tierra, rechazando todo honor y toda gloria por el servicio público prestado.

Ojala que hoy exista al menos un hombre con esa estatura republicana, que lidere al pueblo de Chile en su combate sin tregua contra la horda de forajidos de izquierda que pretenden seguir destruyendo al país, tanto en su historia, en su presente y en su futuro.

Napoleón decía» la altura del soberano depende de la altura de su pueblo» Pues bien, aquí hay 17.250.000 chilenos con altura dispuestos a defender nuestro país y  a volver al orden y al progreso.

Los 750.000 que marcharon acarreando los signos de la desgracia, también tienen cabida, siempre que paguen con las penas más estrictas su irresponsabilidad y su ignorancia. Y entre ellos, sin duda los apóstoles del mal: periodistas y comunicadores de los canales de televisión al servicio del globalismo y socialismo mundial,

El camino que hoy nos han hecho recorrer es una experiencia imborrable para generaciones completas, que podrán constatar:

  • Lo frágil que es la democracia, cuando se elige como gobernante al mal menor.
  • Lo frágil que es la libertad, cuando no hay coraje para defenderla.
  • Lo insegura que es la justicia, cuando se le cae la venda de los ojos y se juzga con criterios ajenos al derecho.
  • Lo débiles que son las fuentes de trabajo, cuando no hay seguridad y reina el terror.
  • Lo inestables que son los mercados financieros, cuando rige la conmoción y el caos.
  • Lo insegura que es la inversión, cuando reina el saqueo y la ruina.
  • Y, finalmente, lo amenazada que se ve nuestra existencia. cuando no contamos con un Estado de Derecho que nos proteja.

Considerando lo anterior, ¿qué país quedará para el mañana?…

Uno del que podremos recitar con nostalgia: Puro Chile es tu cielo azulado, puras brisas te cruzan también y tú campo de flores bordado FUE la copia feliz del Edén.