Dicen que nuestra sociedad tiene un problema de anomia, es decir de falta de respeto a la sociedad. Pero esa es sólo la capa más superficial del fenómeno. Detrás de ella se esconde un profundo narcisismo que está destruyendo al país.