Home América Latina Al finalizar el año ¿EN QUÉ ESTAMOS?

Al finalizar el año ¿EN QUÉ ESTAMOS?

Al finalizar el año ¿EN QUÉ ESTAMOS?

Gonzalo Ibáñez Santamaría


Me permito transcribir este breve pero muy lúcido análisis acerca de lo que, sin duda, ha constituido la principal noticia del año que termina. Su autor, don Hernán Davanzo C.


¿“ESTALLIDO SOCIAL” O GOLPE MARXISTA

Los indicadores recientes de éxito en el desarrollo económico de Chile hacían presagiar que la próxima elección presidencial sería ganada nuevamente por la derecha. El gobierno estaba preparando un evento de nivel internacional sobre el cambio climático para fines del año 2019. Su prestigio estaba garantizado. Además, Piñera se había manifestado en el plano político internacional atacando al régimen de Maduro, exponiéndose en la frontera colombiana a desafiarlo públicamente. El éxito del Gobierno amenazaba dejar a la Oposición, a los parlamentarios y políticos de izquierda, junto con sus respectivos “asesores”, “sin pega” por varios años.

Entender lo que ha ocurrido en Chile a partir del 18 de Octubre de 2019, en el mal llamado “estallido social”, conduce a la conclusión de que se ha tratado, en verdad, de un golpe de estado. Estaba en la razón el Presidente Piñera cuando dijo que se había desatado una guerra y su ministro del interior, Andrés Chadwick, tomó las medidas pertinentes. Pero, luego, volvieron rápidamente atrás, desistieron de su diagnóstico correcto inicial y empezaron a excederse en calmar el presunto “estallido social” mediante medidas y concesiones económicas precipitadas, excesivas, forzadas y contradictorias, dirigidas a calmar las urgentes quejas causadas por las insoportables “desigualdades sociales”.
Este inesperado y “espontáneo estallido social” ha sido ampliamente promovido por la TV, caracterizándolo como una manifestación “colectiva y espontánea” de idealistas, gente joven, destacando la participación de las mujeres y los “ninis” –que ni trabajan ni estudian—promotores de las llamadas “marchas pacíficas”, llenas de conjuntos “folclóricos” que bailan con letreros y cantan o gritan expresiones de agudas críticas al Gobierno de Piñera, piden su renuncia inmediata o esperan un suicidio.

Pero estas “marchas pacíficas” siempre incluyen en su cola a los violentos y cobardes y delincuentes “encapuchados”, encargados de la destrucción sin límites, provocando saqueos e incendios, atacando los diversos monumentos simbólicos de nuestra Historia nacional, hasta dañar diversas iglesias y otros edificios simbólicos de la autoridad loficial, además de destruir seriamente los sistemas de movilización colectiva (Metro, Transantiago, sistemas de peaje en caminos, etc.) y destruir locales de distribución de alimentos, con intenciones evidentes de provocar el caos social. De manera que estas “marchas pacíficas” se convirtieron en turbas destructoras, caóticas y devastadoras, a lo largo de todo el país por espacio de dos meses, constituyéndose, en verdad, en un golpe de estado “encapuchado”.

. . . . . . . .Los encargados del orden público en Chile, en particular los Carabineros, han sido desafiados, insultados, provocados, atacados hasta con bombas molotov y luego, juzgados “criminalmente” por las nobles autoridades (izquierdistas) internacionales de los Derechos Humanos. Lo diversos armamentos de los Carabineros han sido ampliamente descalificados, de manera que finalmente sólo van a quedar en sus manos los instrumentos musicales que forman parte de su Orfeón musical. La alusión a “carabinas” hará que se le cambie el nombre a la institución. Es decir, se ha suscrito una castración brutal de la institución, promovida por el propio Gobierno. En verdad, esto constituye una grave auto-castración en el ejercicio de sus funciones para dirigir el orden público en todo el país.

Frente a estos ataques brutales al orden público y a la Autoridad que nos gobierna y a los respectivos parlamentarios y políticos de centro, suelen apelar reiteradamente a las necesidades lógicas del diálogo, como un instrumento indispensable para la solución de la actual crisis nacional. Pero esto resulta definitiva y prácticamente imposible, por encontrarse el Gobierno frente a una Oposición mentalmente sorda, que se comunica “a predominio pragmático”, mediante acciones, individuales y grupales, ejecutadas además, con intenciones y motivaciones fanáticas.

El Gobierno actual ha sido muy seriamente descalificado y paralizado. Entretanto, la oposición promueve como gran solución, crear una nueva Constitución, a partir de una “hoja en blanco”, cuyo ideal “tropical”, apunta a generar “democráticamente” en Chile un régimen marxista tipo Cuba-Chávez-Maduro. El diputado comunista Hugo Gutiérrez promueve en la enseñanza dibujos infantiles donde alguien le dispara al Presidente Piñera. . . . . . . .

Los que defienden las enseñanzas de la Historia afirman que quien no aprende a cambiar por la experiencia, está destinado a la repetición de sus errores.

Hernán Davanzo (26/12/2019)

Fuente: https://www.facebook.com/gonzaloibanezsm/

A %d blogueros les gusta esto: