¿Una ley injusta o un ataque a la libertad de expresión?