¿Se ha generado un Chile un país que no es la realidad objetiva?
Es decir ¿la realidad se oculta, utilizando eufemismos que narran los hechos adecuándolos, en el lenguaje, para mostrar una realidad sustitutiva de la verdadera que vivimos?
Por ejemplo; al referirse a la situación vivida desde ese nefasto 18 de octubre pasado, al definirlas como la expresión de aspiraciones no resueltas por el Estado, justificando, con esto, el vandalismo y la barbarie que se desencadenó por una revuelta popular (que nada ha tenido de espontánea) que ha destruido ciudades enteras, que ha mancillado nuestra memoria histórica plasmada en monumentos valiosos para afirmar nuestra memoria y proteger el legado de nuestros antepasado.
Johannes Kaiser, se refirió a esta creación de un país inexistente inventado, deliberadamente, en base a esos eufemismos repetido por los medios de comunicación en una espacie de coro orquestado para blanquear las tropelías de las turbas que se sumaron al vandalismo destruyendo, quemando, molestando a los vecinos pacíficos, sin respeto por nada ni por nadie.
El ver los canales de TV se puede comprobar la sincronización en el uso de estas palabras sustitutivas de la verdad.
Un ejemplo: el mismo día se produjo una “pateadura de carabineros a un hombre en la calle, al mismo día un grupo de muchachones le pegaron a un carabinero en “patota”, en los canales de TV solo vimos la mala actuación de los policías, nada se dijo del carabinero agredido; hay que destruir a los carabineros, no solo en su prestigio, sino que físicamente.
En Chile hay una revuelta subversiva, ilegal, delictual, revolucionaria; y nadie dice nada.
Las empresas financian las remuneraciones millonarias de estos periodistas, transformados en líderes de opinión y a quienes los políticos, con exiguas excepciones, los tratan cual oráculos de la vida nacional.
Chile se ha transformado, en virtud de la maquiavélica estrategia comunicacional en el “país de nunca jamás”
Indignación causa que partidos políticos como Renovación Nacional formen parte de esta pantomima, trágicamente circense, articulada por su payaso principal, Desbordes el destructor.

Todo esto está pasando sin reacción alguna del presidente Piñera. Lo único que se le ocurre al gobierno es la transformación de carabineros, a quienes los expone al ordenarles contener la revuelta sin armas.
Hacia donde caminas RN.

Julio Bazán A.
7 de febrero, 2020