Eclipsando a Piñera

La extrema izquierda amenaza con destituir al Administrador Provisional de palacio. Aseguran que tiene problemas mentales –que los tiene, siempre los ha tenido-. Pero ustedes no lo crean, eso no va a pasar.

Recordemos el origen de todo este lío. El 18 de octubre pasado, grupos organizados de extrema izquierda, le propinaron un curioso golpe de estado al gobierno socialdemócrata de Piñera. Curioso, ya que derrocaron al gobierno y mantuvieron al presidente. Hoy, la izquierda tiene en sus manos al mejor presidente posible, hace todo lo que le piden y asume todos los costos que estas malas decisiones implican ¿Para qué lo van a sacar?

La izquierda está en un proceso de demolición institucional permanente. Plantear que Piñera es un enfermo mental es solo la última novedad del año para los regalones. Vendrán muchas más. La idea es mantener el control de la agenda, ayudados por sus cómplices de la prensa. El gobierno no se repone de un lio, y ya le tienen preparado otro. Es un juego, nada más. Como las acusaciones constitucionales o las acusaciones de atentados a los derechos humanos. Pretende mantener a “su” presidente en el suelo, defendiéndose como puede, si es que puede.

¿Quién, en su sano juicio, querría llegar al poder en estas circunstancias? En pleno golpe de estado, con el populacho bárbaro descontrolado, atentados terroristas y criminales callejeros permanentes, una recesión ad portas y una peste viral en desarrollo. El crecimiento económico por el suelo, la deuda publica en las nubes, la gente exigiendo lo imposible, una policía desarticulada y el prestigio de los políticos en su cota mínima histórica.

No, la izquierda no quiere el poder ahora. Lo que quiere es una constitución que le permita hacer lo que le dé la gana, y de ahí lograr el poder ofreciendo promesas de un futuro esplendor que no llegará. Piñera es para la izquierda el Administrador Provisional perfecto. No lo cambiarían por nada del mundo.

Fuente: https://blog-de-maximo.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: