Podemos aprovecha la muerte y el caos en España

Juan Carlos Monedero, líder de Unidas Podemos, ha dicho en su twitter: «la crisis, o la aprovechamos para la democracia o la aprovecharán para naturalizar las desigualdades».

Quien fue asesor de Hugo Chávez, dice tranquilamente que la izquierda debe «aprovechar» la tremenda crisis de salud que enfrenta España por cuenta del Coronavirus. No hay que ser muy inteligente para entender que lo que en  realidad dice es: tenemos que aprovechar la crisis para tener más poder; tenemos que aprovechar la crisis para el socialismo…

Los de Podemos no han tardado en sacar las garras, de un momento a otro, aprovechando las muertes y el caos, intentan estatizar hasta las eléctricas y los medios de comunicación. La sanidad privada ya han logrado «nacionalizarla».

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo, quien se encontraba en cuarentena dado que su mujer, la ministra de Igualdad, está contagiada de Coronavirus, se atrevió a ir al Consejo de Ministros en el que se decretaría el Estado de Emergencia porque tenía que intentar poner en marcha su plan bolivariano.

Sin siquiera usar mascarilla y rompiendo la cuarentena, Iglesias se sentó al lado de unos ministros, miembros del PSOE, que en un principio parecían asustados por el riesgo de ser contagiados de coronavirus, pero que luego terminaron angustiados fundamentalmente por las locuras dictatoriales del líder podemita.

Ese día Iglesias no lo logró. Nadia Calviño, la vicepresidente económica, junto con otros ministros que lograron imponerse siendo mayoría, se le enfrentaron y amenazaron con dimitir si el podemita no abandonaba sus ideas de nacionalizar hasta los medios de comunicación.

Es increíble, pero, parece que el mayor reto que deberán enfrentar los españoles en este tiempo ni siquiera es sobrevivir al coronavirus, sino impedir que el socialismo extremo se tome de una vez por todas el poder y destruya completamente el país.

Sánchez y Podemos están utilizando el caos y las muertes para conseguir sus objetivos. Por ejemplo, este 17 de marzo el decreto de ley para enfrentar los efectos del coronavirus en la economía blinda la presencia de Iglesias en la comisión que controla el Centro Nacional de Inteligencia. Asunto que se había frenado porque VOX lo había recurrido, pero ahora, como parece que para el Gobierno tener al chavista controlando nada más y nada menos que el CNI es fundamental para enfrentar el Coronavirus, han desactivado el recurso de VOX.

Podemos, y Sánchez, que les sigue el juego, no tienen vergüenza. Los socialistas nunca la tienen. Así como el castrismo asegura que el sistema de salud cubano es el mejor del mundo o Maduro dice que la escasez en Venezuela es mentira, Podemos reclama abiertamente la nacionalización de eléctricas, tomar el mando de la sanidad privada, intervenir medios de comunicación y que el estado de alerta no rija para Cataluña y el País Vasco, asegurando que todo eso es necesario para enfrentar la crisis del Coronavirus.

Eduardo Garzón ha dicho «El PSOE no quiere entender que esta crisis hay que entenderla como una guerra, una guerra contra un virus, y que en las guerras todos los recursos económicos disponibles deben ponerse al servicio del objetivo común, que no es otro que vencer al enemigo. Lo primero es lo primero».

Quieren tomarlo todo, de un golpe, aprovechar el miedo de los españoles para controlar absolutamente todo; se proponen hacer de un momento a otro lo que a sus maestros socialistas chavistas les tomó años. Ni siquiera el desgraciado de Hugo Chávez se atrevió a proponer nacionalizar todo de un solo golpe.

Están utilizando el caos y la angustia de los que están afectados por la enfermedad o que ya tienen serios problemas económicos derivados de la pandemia, para convencer a muchos de que es necesaria una economía completamente intervenida y controlada por ellos.

Su oferta, por supuesto, es la de siempre. Salud «gratis», supuestos subsidios, supuestas ayudas a los que no tengan dinero; el gran Estado protector. Hay que ver si en medio de la vulnerabilidad y los difíciles momentos que viven los españoles, estos embustes socialistas logran aceptación.

Y, por supuesto, habrá que ver qué tanto logra Iglesias presionar a Sánchez, quien ahora tiene incluso la oferta de VOX de apoyarlo para que no se vuelva un rehén de los socialistas que ya destruyeron Venezuela.

Sin embargo, hay que recordar que esto no se trata de un inocente Sánchez manejado solo por los podemitas. Sánchez y el PSOE tienen relación directa con Maduro, con los Rodríguez y su gente. Hace tan solo unas semanas la vicepresidente de Maduro, Delcy Rodriguez, pasó por Madrid, fue recibida por el número tres del PSOE e hizo lo que quizo.

Como dice el gran Hermann Tertsch, Maduro tienen en sus manos el Gobierno de Sánchez. Claramente esto no se trata solo de lo que Iglesias y su gente quieran hacer en España, es mucho peor… Los grandes socios del PSOE son los narcosocialistas que tienen secuestrada a Venezuela.

Ahora bien, mucho se habla en este momento de la irresponsabilidad con la que el Gobierno de coalición ha manejado esta pandemia, no solo por lo que no hizo a tiempo sino porque directamente dio información equivocada que produjo muertes. Y en este punto la pregunta es: ¿de verdad nadie en el Gobierno español entendía la gravedad del coronavirus?

Sería muy tonto creer que la tardía actuación del Gobierno, y fundamentalmente el que ocultaran información y se esforzaran en que la gente subestimara este virus, fue producto del desconocimiento o de una simple negligencia.

He visto a muchos analistas españoles hablar al respecto y apuntar, por ejemplo, a que el Gobierno escondió la tragedia que ya había llegado, solo para celebrar la movilización del día de la mujer. Yo creo que es mucho peor, por lo menos en lo que respecta a Iglesias y sus compañeros de partido, tengo la certeza de que son capaces de desear y trabajar para que una catástrofe ocurra y cause el caos y la desolación que les permita a ellos tomar el control de todo mientras se presentan como los salvadores.

Lo que digo se ha tratado ampliamente entre los teóricos socialistas, una de las estrategias para tomar el poder es generar caos, que la gente se sienta abandonada y débil, para luego ofrecerles una salvación.

En Chile, los socialistas han salido a las calles a generar pánico, han hecho que la economía más próspera de la región empiece a caer, para ahora, cuando la gente siente la angustia y el miedo, decirles: estamos acá y somos la solución. La solución a los problemas que nosotros mismos creamos…

Los mismos que crean el caos se presentan inmediatamente como los salvadores.

España tiene muy buenos economistas; tiene a VOX, un partido lleno de valientes; y además hay destacados liberales que con cifras y argumentos claros han planteado caminos a seguir no solo en el asunto de sanidad sino también en la cuestión económica, que es fundamental. Pero al tiempo, tiene en el poder a unos psicópatas que ya destruyeron a Venezuela y que estoy segura que son capaces de matar y hacer lo que sea necesario -igual que en Venezuela- por lograr el control total. Y como si eso fuera poco, Sánchez ha demostrado ya que él es capaz de enfrentarse a EE. UU. y a la Unión Europea, con tal de continuar sus negocios con Maduro y su gente. El chavismo es muy importante para el presidente español.

España hoy no solo debe enfrentar un virus mortal, sino además a un grupo de socialistas psicópatas que utilizan la muerte y la enfermedad de miles de españoles para tomarse el poder.

A %d blogueros les gusta esto: