Anuncios

El polémico fármaco que promueve el alcalde Jadue fue inspirado por Maduro

El mismo día que Nicolás Maduro anunció la firma de un acuerdo con Cuba para garantizar el suministro de Interferón alfa-b12, el alcalde de Recoleta Daniel Jadue informó que se encontraba haciendo gestiones para la importación de este medicamento, y tratar a los pacientes complicados con Covid-19. Tanto en Venezuela como en Chile diversas han sido las voces que se han levantado para indicar que «ese medicamento no contribuye a mejorar a las personas con coronavirus». Venezuela enfrenta la pandemia con una delegación de médicos provenientes de la isla.

Desde que Hugo Chávez ocupaba la Presidencia de Venezuela el vínculo entre el país petrolero y Cuba se fortaleció. En particular a partir de un convenio bilateral firmado entre Venezuela y Cuba en el año 2000, según el cual la isla recibía miles de barriles de petróleo a cambio del envío de médicos y entrenadores deportivos. Ahora, ambas naciones firmaron un acuerdo para el suministro de Interferon, un medicamento que produce la isla que se utiliza para ciertas infecciones virales. El mismo día que estas naciones rubricaron ese pacto, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), informó en Twitter que, en conjunto con la Asociación de Municipalidades de Farmacias Populares, inició los trámites de importación de la medicina. 

Venezuela le ha confiado a una brigada de médicos cubanos, pertenecientes al Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, la atención de la pandemia. Los especialistas llegaron el domingo a Venezuela, encabezados por el doctor Luis Herrera que, según el gobierno venezolano es el creador del Interferón alfa 2-B.

Los primeros dos casos de Covid-19 en Venezuela los confirmó el régimen de Nicolás Maduro el 13 de marzo. Para ese momento ya Maduro había afirmado, el 10 de marzo, que contaban con unidades de Interferón cubano para tratar posibles casos del coronavirus en el país. La respuesta le llegó del presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos, quien le advirtió: «No se pueden crear falsas expectativas a la ciudadanía. El Interferón es un medicamento en fase de ensayo, que aún se desconoce si es efectivo para combatir el coronavirus. Nicolás Maduro debería buscar mejores asesores. No puede ser que vayan a gastar una gran cantidad de divisas en este fármaco, que no aseguran protección contra el coronavirus. Ese dinero se requiere para atender otras necesidades en el sector salud».

La recomendación fue desoída y el 11 de marzo el jefe de la Misión Médica Cubana en Venezuela, Julio García, informó que en el país había más de 10 mil unidades de este medicamento como parte del convenio Cuba-Venezuela. De acuerdo con la agencia informativa del Estado venezolano, AVN -controlada por Maduro-, este medicamento fue creado en el año 1984 con el apoyo del Polo Científico Cubano, convirtiéndose en el primer fármaco de la biotecnología cubana.

“Necesitamos blindar al país, prepararnos y además tener las medicinas suficientes para las personas que sean afectadas. Cuba va a la cabeza a la vanguardia, como siempre, con el Interferón, creado con tecnología médica cubana, y que ha tenido excelente resultado en su aplicación en China. El Interferón cubano ya está en Venezuela para atender aquellos pacientes que pudieran presentar casos”, señaló Maduro en ese momento, quien ha sido reiterativo en sus alocuciones sobre los supuestos beneficios de este medicamento.

El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), promovió el medicamento como una alternativa para enfrentar el coronavirus en pacientes de alto riesgo que hayan sido contagiados. Algo que fue desmentido en Chile por autoridades del Ministerio de Salud y del Colegio Médico.

A %d blogueros les gusta esto: