No hemos definido bien nuestro corazón en la derecha, ni yo tampoco pretendo definirlo con estas líneas. Desde hace un tiempo la gente de nuestro lado se ha dedicado a los números y a las empresas, para sacar adelante a los países con el modelo más exitoso de todos los tiempos, el capitalismo. En algún momento inicial, algo definimos de nuestros valores con el cristianismo y hay algo de eso en esta lista. También hay otras cosas, la nueva derecha necesita un corazón valórico, uno donde quepa el grupo en general y que también excluya y discrimine. Y Si, digo bien, discrimine a los violentos, excluya a los ladrones y se aleje de los mentirosos. Ya que no hemos definido bien nuestro corazón en la derecha aquí dejo un pequeño aporte a la conformación de este. Ojalá les sirvan algunos aspectos y reflexiones.

1) Amor a la familia y a la patria.

Amor a tu familia, sea cual sea. A tus padres, a tus hijos, tus hermanos, tu pareja, tus amigos y tu barrio. La patria es una extensión de la familia, si tu patria está bien, sana, tu familia lo está también. Tu patria está formada por la gente chilena, por la tierra de norte a sur en el territorio soberano, por las montañas, las costas, los valles, su flora y su fauna. Tu patria es la naturaleza cuando vas de vacaciones, tu patria es el esfuerzo de tu vecino por tenerte un pan crujiente en la mesa, tu patria es el trigo de los campos maduro, tu patria es el seno de una familia larga y fantástica, llena de música, cueca, asados, penas, rabias, esfuerzos, trabajos y muchos sueños de futuro. Tu patria es tu familia y tu familia es tu nación. Este país es hermoso y se llama Chile. Ama a tu familia y ama tu patria.


2) Libertad y responsabilidad.

Tu libertad y tu responsabilidad son dos lados de la misma balanza, cuando se extiende un lado también el otro. Eres libre de decidir y al mismo tiempo, ya que eres tú la persona que decide qué hacer con su vida, eres responsable primeramente ante ti mismo de tus actos. Tu sabes que la libertad es finalmente la decisión de cómo usar tus propias capacidades, tu propia fuerza, tu propio poder. Si lo usarás para construir un mejor mundo para ti y los otros o para autodestruirte y destruir también a los que te rodean. Si cuidarás de los que están alrededor tuyo, a los más pequeños y si serás capaz de entregarles una familia, un pequeño pueblo, una ciudad, un país, un continente y un mundo donde ellos también, como tu tuviste la suerte, puedan decidir y seguir comportándose como tú, como individuos soberanos, únicos e irrepetibles. Libres y responsables. Ten en cuenta siempre estos dos aspectos libertad y responsabilidad, porque puedes decidir lo que quieras, pero serás responsable de tu decisión, ahora, y en el futuro. Libertad y responsabilidad.


3) Trabajo, metas, esfuerzo y sentido.

Es el Chile que trabaja, el que sabe que las cosas cuestan, es el mismo Chile que está dispuesto a pagar un sacrificio para conseguir lo que quiere. Ese es el Chile que vale la pena. Sí, porque tu sacrificio puede ser levantarte temprano, para otros puede ser no ir a una fiesta, para otros cuidar a los más pequeños cuando están cansados. Nada es gratis y siempre pagamos un precio quizás no inmediatamente, pero lo acabamos pagando. Siempre. Es por ello que es tan importante que te fijes pequeñas metas, para que todo tenga un poco más de sentido. Es generalmente este Chile, que entiende que en la vida debemos hacer las cosas bien, para obtener las cosas buenas, el que está a la derecha. Es aquí donde podemos tener un mejor futuro y donde podemos cuidar a los nuestros. El otro no sabe lo que quiere, sólo sabe lo que odia y a medias, porque probablemente lo que más odia es a sí mismo, sus propios fracasos y pequeñeces; por eso lo destruye todo. Tú, por el contrario, ponte metas, no solo en el trabajo, sino que ponte metas en otros aspectos de tu vida, esfuérzate por alcanzar esas metas e irás encontrando algunos destellos de sentido. Tenemos la fuerza para enfrentar las adversidades que se nos presentan, si nos disponemos a ello. Trabaja, ponte pequeñas metas, esfuérzate en alcanzarlas y encontrarás sentido poco a poco. Te lo aseguro.


4) El individuo es soberano y divino.

La soberanía del individuo es su propia conciencia, no podrán quitarte tu mente a menos que la entregues voluntariamente. El resto, todo pueden tomarlo por la fuerza. Ahora bien, siempre hay una pugna entre lo que se te ha dado, lo que viene en el envase de tu cuerpo con la biología y lo que hay afuera, la realidad presente, las circunstancias de la vida y por supuesto, la cultura. La forma de resolver este conflicto que tenemos todos los seres humanos, lo que está en medio de estas dos fuerzas tan poderosas y donde se produce la química divina, es en nuestra propia conciencia. Es donde tomamos las decisiones, es, donde vivimos la experiencia de seres humanos que somos y es nuestro último refugio. Nosotros mismos, aquí y ahora, pensando en el futuro, recordando el pasado, tomando decisiones, somos nosotros en ese instante y en ese pequeño espacio único y especial. Todo individuo es divino y soberano. Y porque es divino, es soberano; y porque es soberano, es divino. Tenlo presente.


5) Respeta la vida y a la propiedad privada.

Respetamos la propia vida y la del próximo, así como también le respetamos la manera de sostenerla. Respetamos el actuar que se necesita para sobrevivir en ella. Respetamos el trabajo, y el status logrado a cualquiera y se lo respetamos porque es parte de una estructura de protección de su propia vida y la de su familia. Y, además, porque es parte de una de muchas estructuras que existen para que podamos vivir en sociedad. Donde se premia el mérito, donde el que más trabaja y hace mejor las cosas en un área determinada, puede verse más beneficiado. De ello, nos alegramos. Por otra parte, si le quitamos la tierra para producir al granjero, pasará hambre, le habremos quitado su forma de subsistencia, su tiempo invertido en aprender a trabajar la tierra, le quitamos un pedazo de él mismo, y a su familia. Si le quitamos los zapatos a una trabajadora cualquiera, le quitamos el tiempo que ha invertido de su vida para ganarse ese dinero y comprarse esos zapatos. Se lo quitamos a ella y también a su familia. Las cosas se ganan con trabajo y esfuerzo, con tiempo de invertimos de nuestras vidas en ellas, esto incluyendo el legado que nuestros padres y abuelos nos legaron. No solo debemos respetar la vida y la propiedad porque son parte de lo mismo, sino porque significa además respetar a los que se sacrificaron antes que nosotros, por darnos una mejor vida y un mejor futuro a los que vivimos el presente. Respeta la vida y la propiedad privada.


6) Valoramos y construimos en la diferencia, no en la igualdad.

Ser diferentes como en la naturaleza. Todos los seres humanos somos distintos, no hay ni uno solo que sea igual a otro. Incluso si hablamos de dos seres biológicamente iguales, la experiencia misma y sus propias decisiones. los irá moldeando de forma diferente. El único lugar donde somos todos iguales es en la enfermedad y en la muerte. Si nos quieren a todos iguales deben despojarnos de nuestras características únicas, de nuestras conciencias finalmente. La igualdad significa muerte, así de simple. Nosotros valoramos la vida y por ello, celebramos la diferencia, nos apoyamos en ella para designar roles y tareas. Es aquí donde aparecen los talentos y la meritocracia que tanto se habla. Es aquí donde se ungen las estructuras y las instituciones. Todas ellas con personas más arriba y otros más abajo, en todo tipo de escalafones. Desde quién es más alto hasta quién puede cocinar mejor o quien puede resolver un ejercicio matemático. Así somos los seres humanos, tal como otros mamíferos y algunos otros animales. Todos ellos con estructuras jerárquicas donde cada uno de los integrantes cumple un rol. No debemos olvidar que podemos cumplir este rol muy bien o muy mal y de ello depende nuestro escalafón en una de estas estructuras, de las cuales no hay una sola, hay millones. Por lo anterior que es muy importante rescatar las diferencias, porque son la vida misma y lo que nos permite ser nosotros mismos e incluso acercarnos al otro, entenderlo, empatizamos en la similitud. La igualdad en la condición humana, es solo en la muerte, posible. Valora y Construye en las diferencias que son la expresión de la vida en sí misma.


7) Decir la verdad y apoyarse en lo técnico.

Nosotros en la derecha buscamos la verdad, incluso con nuestro adversario, buscamos entender su razón de ser, nos cuestionamos el porqué de las cosas y de las políticas. Entendemos un poco los números y valoramos lo técnico porque es la representación más fiel de la realidad a la que podemos optar. Y es desde ahí, desde lo que definimos como representación más fiel posible de la realidad y con temor a equivocarnos, es que, intentamos definir nuestras posturas. No inventamos cuentos, no nos compramos las cantatas de la soñaduría colectiva. Vemos en cambio, que, aunque hay un valor en toda expresión, podremos avanzar de mejor forma si tomamos el camino de entender las cosas por lo que son. Decimos las cosas por su nombre, hablamos sobre la realidad tal como es porque creemos que es la única forma de resolver los problemas y darles un mejor futuro a nuestras propias vidas. Di la verdad y apóyate en lo técnico.


8) Utilizamos la mínima fuerza necesaria, pero la usamos si lo necesitamos.

Nos ven como los inocentones y a veces, como los cobardes. Y no somos ni lo uno ni lo otro. Pasa que estamos muy ocupados intentando hacer que las cosas funcionen, para nosotros mismos y para el resto de la sociedad, mientras nos atacan. No nos han llamado reaccionarios al azar. Siempre reaccionamos y utilizaremos la mínima fuerza necesaria, pero la utilizaremos. Esto significa hacer lo que se debe hacer para defenderse ya sea si eres atacado porque estás defendiendo un principio o porque levantas una bandera que crees importante. No es mejor persona la que no utiliza la fuerza, sino el que sabe cómo y cuándo usarla. Usar la fuerza con criterio, solo lo mínimo necesario, para defenderte o para mostrar quién eres, pero usarla siempre que sea necesario. La derecha siempre sale al final y utilizamos la mínima fuerza necesaria, cuando la necesitamos.


9) Ser capitalista y ser demócrata de buena fe.

El capitalismo es por lejos el mejor sistema que hemos tenido para que una sociedad funcione, el problema es que, bueno, hay problemas. Para ello tenemos la discusión, el debate y los espacios para el pensamiento que solo pueden darse en una sociedad que lo permita en libertad. Se habla y se discute para pensar y se piensa para resolver problemas. Esto es la democracia, la posibilidad de decir las cosas, de debatir, la posibilidad para cada ciudadano de decidir los destinos con su voto y de, claramente, hacerse responsable luego de su decisión. Ser capitalista es relativamente fácil, se debe trabajar, consumir, respetar las decisiones en libertad de los otros y ejercer la propia libertad. Ser demócrata es un poco más complicado, porque significa también discutir de buena fe y pensar de buena fe para un mejor futuro en común. No se trata de ser ingenuos, pero sí de dar el beneficio de la duda. Si somos capaces de resolver un pequeño problema, diciendo la verdad y poniéndonos de acuerdo, habremos mejorado un poco nuestras vidas y habremos aportado a mejorar, aunque sea en una medida muy pequeña, nuestra sociedad en general. Ser capitalista porque es el mejor sistema y ser demócrata de buena fe para una sociedad con un mejor futuro.


10) Agradecer tu comida en la mesa.

Siempre agradecer lo que tienes, lo que te fue dado, lo que has conseguido. Agradece como son las cosas, la luz del sol, la lluvia, la nieve en las montañas, la pesca de hoy, las cosechas, el trabajo bien hecho, el café, al hijo que te mira y necesita, a tus padres vivos, tu mujer, tu marido, tu pareja, agradece las cosas buenas que hay en tu vida, todos las tenemos. Agradece tu comida en la mesa.


11) Arma bien tu discurso, lee, aprende, cuestiona y vota.

Construye un discurso, ármalo lo mejor que puedas. Lee, ve videos en youtube, cuestiona las cosas que te son dichas, haz las preguntas que te surjan. No te quedes con las consignas superficiales, la realidad es mucho más complicada que unas pocas frases y si no entiendes esto, te darás contra la pared, puede que una vez o puede que más de una vez. Investiga, pensamiento crítico, fórmate tu propia opinión. Luego, después de todo ese viaje, #votarechazo.

Diego Letelier

A %d blogueros les gusta esto: