¿Una democracia saludable?

La salud de la democracia depende, en parte importante, de los partidos políticos. Cuando estos asfixian la competencia interna o la eliminan dentro de coaliciones más amplias, el ciudadano pierde su conexión con las élites. Dicha pérdida horada los cimientos democráticos.

A %d blogueros les gusta esto: