Carta de un carabinero

La hermana de un carabinero me mandó esta carta escrita por alguien dentro de la institución. Ha circulado por redes representando la voz silenciada de quienes viven su vocación por el orden, la seguridad y el amor a su país. En esta columna hago eco de este testimonio que, inicialmente, pensé lo había escrito el hermano de quien me contactó. No, no es así; es la voz anónima que representa a tantos de los que hoy viven el desprestigio generalizado y malintencionado de su labor. En todas las instituciones hay personas que hacen mal las cosas, son corruptos o abusan de su poder.

A %d blogueros les gusta esto: