¿Esperanza?

Surgidas a partir del marxismo del siglo XIX, las doctrinas ideológicas más peligrosas tienen su matriz en las teorías del materialismo determinista y de la lucha de clases. El denominador común de todas sus variantes está en dos elementos: conciben mal el desarrollo humano a partir de la progresiva acumulación de poder en el Estado y, por otra parte, son doctrinas omnicomprensivas de la historia y de la sociedad, lo cual las hace necesariamente falaces. Para sus adeptos, esos dogmas materialistas son un recetario indispensable para ejercer el poder, tanto para alcanzarlo como para mantenerlo.

A %d blogueros les gusta esto: